No hace falta explicarse mucho para relacionar lo de la Gürtel de Valencia con el delito de pertenencia a organización criminal.

organizacion criminal

 Puedes escuchar el contenido de este artículo a través del player 

A través de un amigo común, me manda un recado un oyente de Navia (Asturias) para opinar, con muy buen criterio por cierto, que, en muchas ocasiones, no es fácil entenderme y que debería, como se dice en la cosa del fútbol, rasear más el balón y bajarlo al “prao”.Lo primero que quiero expresar a este respecto es agradecimiento. No se imagina nuestro fiel oyente el gusto que da saber que hay alguien ahí detrás que, encima, se esfuerza por entenderte.

Porque es verdad que los pervertidos a los que nos da por opinar, en demasiadas ocasiones, nos ponemos estupendos, nos creemos muy listos y pensamos que todo el mundo tiene que ponerse a leer entre líneas como si no tuviera otra cosa mejor que hacer.

En descargo de mi indudable culpa, aunque también la excusa indica algo de cobardía por mi parte, tengo que decir que el defecto de no ser más claro viene a veces obligado por el hecho de que, si dijera a las claras lo que realmente pienso, sobre todo de determinadas personas, me crearía a mí y a otros, situaciones no siempre deseables en comunidades pequeñas como estas en las que vivimos.

Pero no trato de justificarme. Como bien sabe nuestro amable seguidor, el cliente siempre tiene la razón y, además, hojas de reclamaciones a su disposición.

El sainete valenciano

En fin, no quería yo hablar de esto hoy, pero me viene bien el tirón de orejas para tratar de que se me entienda.

En realidad, yo quería hablar hoy del sainete valenciano que se representa en la Audiencia Nacional y que tiene a dirigentes del Partido Popular, a empresarios dignos y ejemplares y a gürtelianos varios como principales actores.

Yo quería poner de manifiesto algo que no acaba de estar sobre la mesa pero que flota desde un principio sobre esta inmunda cloaca.

Pero, claro, como no quiero asumir responsabilidades y me dicen con razón que no debo escribir entre líneas, he decidido utilizar palabras ajenas.

A ver si nos entendemos

Por un lado, voy a transcribir un artículo del Código Penal, concretamente, el 570 bis que dice:

“A los efectos de este Código se entiende por organización criminal la agrupación formada por más de dos personas con carácter estable o por tiempo indefinido, que de manera concertada y coordinada se repartan diversas tareas o funciones con el fin de cometer delitos.”

Integración en organización criminal

Esto parece claro.

Por otro lado, voy a darle la palabra a la fiscal Doña María Luzón resumiendo las características que ella establece para las organizaciones criminales. A saber:

Objetivos comunes que suelen coincidir en la obtención de lucro ilícito; división de funciones; estructura que permite la coordinación para la consecución de su objetivo; sistema de toma de decisiones, generalmente jerárquico; cohesión entre sus miembros, basada en el interés de conseguir sus objetivos; relaciones con el medio exterior y tendencia a la autoconservación.

También creo que esto puede estar claro en Valencia.

Y para acabar, daremos la palabra a la jueza Lamela que, en su informe al juez Llarena, del Tribunal Supremo, decía que los independentistas catalanes formaban a su vez una organización porque actuaban con unidad de propósito, con arreglo a un plan común y con reparto de tareas y responsabilidades.

A partir de aquí, ustedes mismo se dedican a relacionar todo esto de la organización criminal con lo que se está viendo en Valencia, en Madrid y en tantos otros sitios y a lo mejor no hace falta rasear mucho el cuero para empezar a llamar a las cosas y a algunos partidos por su nombre.

No sé si se me entiende. En cualquier caso, que no se preocupe mi admirado oyente porque, sea como sea, ya se sabe que esto no es un saqueo. Es el mercado, amigo.

Juan Santiago