El territorio de la Reserva de la Biosfera Río Eo, Oscos y Terras de Burón necesita muchas cosas, sobre todo recursos, pero en ningún caso tremendismo o falsos problemas como si no hubiera bastante con los reales.

 Puedes escuchar el contenido de este artículo a través del player 

lo que no necesita el territorio

Hace ya unos días, en “Hoy por hoy” de Ser Occidente, intervino una persona que dijo ser especialista en derecho medioambiental y que hizo una serie de consideraciones sobre las restricciones o problemas que la existencia de los espacios naturales protegidos plantean a los habitantes de los territorios y se refirió concretamente a la Reserva de la Biosfera Río Eo, Oscos y Terras de Burón.

Lógicamente, sólo voy a entrar en lo relativo a este último aspecto que es el que nos afecta en nuestro entorno y del que, por razones obvias, podemos tener una mayor información.

Y lo voy a hacer porque me quedé absolutamente sorprendido de oír a quien se dice especialista hacer afirmaciones que no se corresponden con la realidad y que pueden producir inquietud entre unos ciudadanos ya suficientemente inquietos y que, desde luego, no merecen preocupaciones adicionales a las que ya tienen.

Si no recuerdo mal, entre otras muchas cosas, afirmó de manera tajante que la declaración como Reserva de la Biosfera del territorio Río Eo, Oscos y Terras de Burón suponía, automáticamente, la declaración de utilidad pública a efectos expropiatorios y el nacimiento de un derecho de tanteo y retracto a favor de la Administración.

Y para ello, se apoyaba en la Ley 42/2007 partiendo de un error fundamental, puesto que las Reservas de la Biosfera no están incluidas en el catálogo de espacios naturales protegidos que establece el artículo 29 de esa Ley y, por lo tanto, no están afectadas por esas restricciones. Por supuesto tampoco están en la clasificación del artículo 15 de la correspondiente Ley asturiana ni en la más amplia del artículo 9 de la Ley gallega.

No quiero creer que un especialista en derecho medioambiental vaya a confundir las Reservas Naturales, que sí están ese catálogo, con las Reservas de la Biosfera que se rigen, como dice la propia Ley, por los acuerdos y convenios internacionales correspondientes.

lo que no necesita el territoro

Habrá que recordar que han pasado nueve años desde la declaración como Reserva de la Biosfera y no tenemos conocimiento de que se haya iniciado ningún proceso de expropiación o de que alguna administración haya ejercido ningún derecho de tanteo o retracto.

Pero si estas consideraciones me produjeron un cierto estupor, hubo otra afirmación que me dejó absolutamente atónito.

Y es que, según nuestro especialista, algunos expertos (así, sin concretar) le habrían indicado que esa declaración como Reserva de la Biosfera podría ser una de las causas del despoblamiento del territorio. Enseguida pensé que esos presuntos expertos serán algo así como el primo de Rajoy o los asesores de Donald Trump, pero la verdad es que no tiene ninguna gracia escuchar frivolidades acerca de un problema que tiene una influencia brutal sobre el futuro de este territorio. Si existen esos expertos y los estudios correspondientes pónganse sobre la mesa que, por lo menos algunos, estamos deseando leerlos.

Y si no, creo que estamos en condiciones de demandar prudencia y sensatez por encima de cualquier oportunismo. Hay que ser cuidadoso y muy claro cuando se tratan las inquietudes de los ciudadanos de un territorio plagado de incertidumbres como es éste. Quienes hemos vivido este proceso sabemos de las dificultades y de los recelos que este tipo de declaraciones comportan y recordamos que hasta un referéndum hubo de llevarse a cabo en uno de los concejos afectados, para llegar a un consenso que puede caer por culpa de una simple frivolidad.

Estamos hartos de demandar compensaciones para los propietarios y recursos para el territorio, pero flaco favor se hace si esas demandas no contienen un mínimo de rigor y de seriedad.

Juan Santiago